Visitar

Ojén Paraíso Ecológico

Ojén es un pequeño pueblo con rincones pintorescos y los cuales no se pueden dejar de visitar.

Iglesia de Ntra. Sra. de la Encarnación
Se encuentra situada en la Plaza de Andalucía, en pleno centro urbano, destacando sobre las casas blancas que la rodean. Fue construida a principio del Siglo XVI y esta formada por una nave con un artesano mudéjar y decorada con motivos geométricos. Destaca su torre campanario construida sobre el alminar de una antigua mezquita, que acompañada de dos palmeras, en su fachada principal, le confieren un singular toque de exotismo.


Fuente de los Chorros
Se encuentra situada junto a la Iglesia de Ntra. Sra. de la Encarnación, está formada por cinco chorros, cuatro frontiles y uno de ellos laterales y es uno de los símbolos más emblemáticos de la Villa de Ojén, fue mandada a construir en el año 1905 por D. Pedro Sánchez y en la antigüedad se utilizaba para llenar agua fresca para llevar a las casas, costumbre que hoy en día siguen practicando muchos de los vecinos de Ojén. El agua que llega de la sierra es canalizada por acequias de origen árabe, con la que se aprovecha su utilización para el riego de las huertas de la parte baja del pueblo.


Museo del Molino de Aceite
Antiguo molino, que data de 1800, restaurado recientemente, ofrece una muestra de cómo se extraía el aceite en tiempos ya pasados. Se accede a través de un pórtico que da paso al patio de trojes, donde se depositaba el fruto de la aceituna en espera del turno de molienda. La maquinaria, las piedras y la prensa recibían la fuerza motriz del agua, abundante en estos lares. Está totalmente restaurado y su maquinaria, totalmente original, se pone en marcha para hacer demostraciones. Es lugar de obligada visita para entender la cultura popular ojeneta. En definitiva, en dicho museo se puede ver una muestra de cómo se obtiene el tan preciado oro líquido, el acetite de oliva. Además cuenta con una pequeña tienda donde se podrá adquirir productos de la comarca de la Sierra de las Nieves.


Las Cuevas
Las cuevas de Ojén son de los elementos más singulares que tiene la villa. De origen cárstico, en la antigüedad se utilizaron como refugio para animales y almacenaje de forrajes y alimentos. Las cuevas a visitar son dos, las Bajas y las Altas. En la actualidad las cuevas bajas están rehabilitadas para usos culturales. En cuanto a las altas, encontramos un mirador, lugar idóneo para tomarse un respiro tras un hermoso paseo admirando las cautivadoras vistas que combinan el azul del mar con la verde sierra y la costa Marbella. Desde este lugar tan emblemático podemos divisar todo el pueblo y llegar a tocar el mar con la punta de los dedos.


Las Eras
En la antigëdad se utilizaban como secadoras de uvas y posteriormente como trilladera de cereales.